Quién soy

Quién soy

Biografía personal:

Después de una larga trayectoria profesional en un sector totalmente diferente, mi interés por las terapias alternativas comenzó hace 8 años con el nacimiento de mi primera hija, la cual nació con un problema al que no se le encontraba causa alguna. La búsqueda de una terapia  alternativa y/o complementaria  a la medicina tradicional me llevó hasta   la consulta de un terapeuta Craneosacral.

Los evidentes resultados positivos en ella despertaron en mí una fascinación en estas terapias.  Unido esto a que atravesaba en esos momentos una etapa personal de desconcierto y una  necesidad imperiosa  de cambio, el destino me llevó al encuentro con el  Reiki. Una terapia milenaria japonesa para la canalización de la ENERGÍA y considerando que el ser humano es “todo energía” es muy reclamada para los desequilibrios energéticos, causados por motivos emocionales o físicos.

Decidí por tanto iniciar mi formación en Reiki y fue el bienestar y la armonía con las que comenzaba a percibir un cambio saludable en mi vida lo que me impulsó a continuar mi formación con el 2º nivel, el 3º y finalmente Maestría en Reiki.  A lo largo de esta formación me hice consciente de la repercusión de las  emociones sobre la salud y ello  me llevó a realizar un curso en interpretación y análisis de lasEMOCIONES en el cual aprendí a observarlas y aceptarlas para finalmente integrarlas. 3 principios fundamentales para alcanzar una vida en armonía.

Durante ese tiempo me iba dando cuenta de que había algo más. Sentía  como si faltara alguna pieza al puzle y que el ser humano es algo más que un simple individuo. Es un SER GLOBAL, y como tal el trabajo debe hacerse sin olvidar  la relación tan estrecha que existe entre MENTE – CUERPO – ESPÍRITU, así que ya conociendo el ámbito de la energía y de las emociones a través del Reiki decidí formarme en terapia Craneosacral para indagar sobre la reacción de nuestro cuerpo ante esas emociones y  cómo repercuten en nuestro cuerpoFÍSICO los bloqueos energéticos. La terapia Craneosacral  es una técnica manual y sutil que ayuda a detectar y corregir esos desequilibrios del sistema craneosacral sobre el cuerpo físico y equilibrar el fluir  del sistema nervioso. La función vital del sistema craneosacro  es mantener el medio en el que funciona el Sistema Nervioso Central. Con esto ya empezaba a tener  una base sólida de conexión entre lo emocional y lo físico.

En la práctica de estas terapias he encontrado frecuentemente bloqueos emocionales que desencadenan en malestar, dolencias e incluso enfermedades.  La importancia de liberar esos quistes energéticos me impulsó a continuar mi formación realizando los cursos de Liberación Somatoemocional. De esta manera iban apareciendo las piezas que me faltaban de ese puzle. Ya podía relacionar y tratar de manera holística el plano energético, el emocional y el físico.

Y me dije… ¿y el área espiritual?,  ¿y la mente? La mente, parte del “Holos” del cuerpo humano  tristemente  olvidada que por su  poder infinito sobre nosotros, dejaba claro que debía indagar sobre ello.

Sentía la necesidad de entender al ser humano desde un punto de vista integral, es decir, tratando el conjunto de la persona como un Ser Global, un TODO.

Así que continué mi formación en Terapia Transpersonal la cual recoge un gran número de técnicas que permiten tomar conciencia de nuestros bloqueos emocionales ocultos en el subconsciente, la aplicación de la atención plena  en nuestro día a día y el fortalecimiento de la autoestima entre otros. La Terapia Transpersonal contempla al ser humano como una Totalidad inseparable, y por ello trabaja sobre el área ESPIRITUAL y laMENTE.

Esta terapia proporciona conocimientos de psicología humanista, psicología tradicional y filosofía de Oriente, y sobretodo trabaja sobre la consciencia del aquí y ahora. Tiene como  pilares la  meditación como sustento de la misma y la conexión con nuestro SER ESENCIAL.  Ayuda al individuo a centrarse en sí mismo.

De esta manera obtuve  la información necesaria para tratar a los pacientes considerando la comunicación que existe entre las diferentes partes que componen  el SER. Ni se puede obviar ningún campo pues todo está en conexión, por eso lo llamamos  integral, ni  se puede desvincular una dolencia física de un bloqueo energético o un desequilibrio emocional.

Encajaban  las piezas del puzle   integrando la terapia emocional al tiempo que trataba la energética y el cuerpo físico, sin olvidarme de la espiritual y la mental. Aquello fue todo un descubrimiento para mí  pues  los resultados tan positivos se evidenciaban por sí solos.

Continué mi formación en Bases Psicológicas, Desarrollo de la Autoestima e Inteligencia Emocional, PNL y Digitopuntura permitiéndome de este modo una formación más completa recopilando información sobre los aspectos tanto externos como internos que afectan al ser humano.

Seguir ampliando mis conocimientos no tiene para mí un sentido tan especial e importante de no ser porque me  ofrece la oportunidad de compartirlo  con vosotros.  Aportando mi granito de arena al mundo  brindo la oportunidad de respirar un aire un poquito más puro y saludable  a nuestro entorno. El poder acompañar a las personas en su  proceso de desarrollo me llena de satisfacción, pues todos aquellos problemas que me causaban inseguridad, frustración y descontento son los sentimientos en los que coincidimos la mayoría de los seres humanos.

Casi todos atravesamos momentos difíciles… tan sólo hay que aprender a  interpretarlos de forma positiva. ¿TE ACOMPAÑO?

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *